Día 2: Montreal


Disfruta del clima primaveral o veraniego de la ciudad para recorrer los diferentes barrios en compañía de tu guía. Un paseo donde te darás cuenta de la diversidad cultural y el aspecto cosmopolita que no se ha visto en otra ciudad del mundo. Sorpréndete con la vida subterránea, la ciudad vieja, la Basílica de Notre Dame y por supuesto el famoso Mont Royal. Si escoges la categoría superior, podrás beneficiar de una hora más para visitar el parque Jean Drapeau en la isla Sainte-Hélène y por supuesto conocer de paso el circuito Gilles-Villeneuve donde se desarrolla cada año la formula 1. A tu regreso a Montreal, recorre el barrio del Plateau y escoge uno de los numerosos restaurantes que te ofrece este barrio de estilo francés . Acaba la velada con una copa en uno de los pubs o bares de allí o del colorido barrio del Village. Te darás cuenta que Montreal no se visita, se vive!