Enamórate de Celestún, uno de los pocos paraísos en la tierra. Un tour que combina perfectamente el ecoturismo con el romanticismo, visita Mérida y enamórate.

Si México es un país mágico y encantador, hay sitios que se elevan a trozos del paraíso. Desde el colorido de la arquitectura hasta bienes inmateriales -pero palpables- como la gastronomía o la música.

De los contados sitios que son una muestra de la perfección en la naturaleza, Celestún tiñe de rosa la imaginación y la realidad para fundirnos en un espacio de soberbio colorido y encanto. Vamos, es de esos sitios que roban el habla. Y se imantan al corazón.

Celestún, Paraíso Terrenal

Playas de CelestúnDesde Mérida a Celestún sólo son 95 kilómetros, aproximadamente una hora y media de trayecto.

Cuando uno se va acercando a este sitio, los ojos de agua de los manglares asoman por aquí y por allá, recibiendo a los turistas con su singular belleza: algunas notas cafés y cristalinas se dibujan ante nuestros ojos.

Hogar de cientos de aves, Celestún da casa a distintas aves migratorias que eligen este lugar para reproducirse, alimentarse y pasar una temporada.

El ave que más llama la atención, tanto por su color como por su elegancia y exotismo es el flamenco rosado.

La gente que visita el lugar expresa, después de estar aquí, quisiera quedarse. La contemplación de seres extraordinarios en un ambiente fascinante vuelve a este sitio un lugar imperdible entre los viajeros.

Aquí también podrás encontrar parvadas de pelícanos grises y blancos, así como cormoranes y otras especies de pájaros que habitan la ría.

Si esto fuera poco, Celestún tiene pequeñas playas donde nadar y pasar el día caminando o tomando fotos.

Es posible contratar una lancha, el precio por seis pasajeros es de $1 200 pesos por una hora o $1 600 por dos horas, el costo varía dependiendo el servicio.

Si tienes hambre, recomiendo comer en La Palapa. Sugiero pedir camarón al coco (camarones empanizados con coco natural y bañados en salsa de mango).

El platillo que distingue al restaurante son los Camarones ‘a la palapa’ (capeados en crema de ajo, ¡exquisito!).

Si algo distingue a Celestún son los manglares. Verdaderas piezas de arte que tienen sus raíces en el agua y se elevan hacia el cielo. Un paseo que vale la pena realizar estando en Mérida.

Celestún, paraíso terrenal que nos regala Yucatán. Para visitarlo, sigue estos consejos para viajar a Mérida

¡Compártenos tus comentarios!